El Infinito

999 Juegos Antes De Morir: N°965 Rock band 3 (2010)

24 junio, 2016

author:

999 Juegos Antes De Morir: N°965 Rock band 3 (2010)

Enviado por Nicolas Montenegro Varela.

Un cuento “corto”

Érase una vez, en la lejana pero brillante época del Play Station 2, una humilde compañía llamada Harmonix. Estos genios habían hecho un maravilloso juego llamando Amplitude (2003), no muy conocido, pero sí muy aclamado. Para su siguiente odisea se asociaron con RedOctane, y de esto salió Guitar Hero (2005), luego Guitar Hero II (2006), pero el malvado de Activision compró el alma de RedOctane, por lo que fueron echados a la calle (el GH3 fue hecho por Neversoft [QEPD]).

Sin embargo, nuestros héroes no estaban del todo satisfechos, y siguieron adelante, y luego de hacerse amigos de MTV Games, salió otro juego de escribiría muchos de los capítulos importantes de los juegos del género de simuladores de rock: Rock Band (2007).

Harmonix, quien hizo el concepto de las guitarras de plástico en Guitar Hero, lo llevó al extremo en Rock Band, sumando la batería, micrófono, bajo. Y de ahí no paró: sacó una segunda iteración (Rock Band 2, 2008), muchos packs de canciones – el más importante “AC/DC Live” –, una versión Lego (2009), versiones para PSP y iOS, les hizo el juego a los legendarios The Beatles (2009), a los bacanes de Green Day (2010). Y luego de todo, vino Rock Band 3 (2010).

Esta larga intro es para vislumbrar el largo camino previo que hubo, y como este es la consagración del título en particular, siendo el más completo que haya habido (y quizás habrá) en la historia.

La experiencia llevada al extremo

Luego de tantas versiones haciendo prácticamente haciendo lo mismo, con algo había de innovar. Ya no era suficiente con el conjunto de instrumentos habitual, tenía que ser la experiencia definitiva. Para ello crearon el Modo PRO: de una voz, a tres, formando armonías de voces; de una batería simple, a una con tambores y platillos (inicialmente introducida en Rock Band 2), la inclusión de teclados MIDI, y de guitarras de plástico a guitarras con acordes de verdad.

Tan la raja fue todo, que hay una Fender Stratocaster original (sí wn, de verdad), que sirve como control y como guitarra. De todos modos, si la pobreza es lo tuyo, los periféricos de otros juegos también sirven para jugar, como la guitarra del GH3, que no cuesta más de 10 lucas, o el micrófono de High School Musical de 5 lucas.

Junto a ello había un montón de canciones que se podían importar desde los juegos anteriores, ya sea de los que venían en los discos o los que se podían adquirir por la tienda. En total, al lanzamiento de RB3 había disponibles 2000 canciones; al final de todo eran casi 4000.

Igual que en los juegos anteriores, podías crear tu personaje, personalizado a tu gusto; tu banda, haciéndola crecer, cumpliendo objetivos a través de presentaciones; una suerte de modo historia, donde cumples desafíos a lo largo de un gran tour; y el juego en línea cooperativo con otros miembros del sistema. Con ello un gran trabajo de arte, con geniales animaciones – a diferencia de Guitar Hero, aquí hay siempre una nueva cada vez que tocas una canción –, y mucho amor. En fin, el juego lo tiene todo.

Te puede interesar:   The Gamechangers: Una cinta sobre Sam Houser, fundador de Rockstar Games

Esos pequeños detalles

Habitualmente los juegos exigen que sea necesario pasar el modo historia para desbloquear elementos contenidos en el juego; en este caso, las canciones. En Rock band 3, todas las canciones están listas para jugar desde el primer minuto, y sin importar el modo de juego (juego libre, juego en línea, desafíos), y con ello sumas experiencia para desbloquear los ítems para mejorar como banda y desbloquear ítems para los personajes.

Otro aspecto son los menús: cada jugador tiene su propio menú de configuración, por lo que la pantalla general simplemente nos lleva a la selección de modo, luego la canción, dificultad… Y PUM! A JUGAR!.

Además, la pantalla de carga de la canción no toma más de 5 segundos, más otro 5 de presentación del escenario, y partes a tocar. Aquella experiencia es difícil encontrarla en cualquier juego. Finalmente, el juego corre a 60fps… just saying…

Y si tienes una batería, teclado, o guitarra PRO, puedes aprender a tocar a través de tutoriales asistidos, con ejercicios para mejorar tus habilidades. Personalmente, gracias a eso pasé de no darle ni un golpe a la batería, a poder marcar un ritmo sencillo; oye! es gran cosa, sobre todo para un “simple” juego.

Todos pueden ser rockeros por una noche

La experiencia de juego es sencilla: con el instrumento de turno, tienes que tocar las notas según aparecen en la línea (con la voz en caso del micrófono), y seguir el ritmo para que la canción cobre vida.

Quizás con menor o mayor experticia, según la dificultad, habilidad, o experiencia, todos pueden ser parte de la banda y tocar su canción favorita. Y es que el gustillo de subirle el volumen, machacar ese plástico y darle música al público junto a tus amigos, hace que todo valga verga y te sientas en un escenario. Por cierto, si no eres tan bueno jugando, el “modo sin fallos” hace que la canción no acabe, aunque el marcador de aciertos esté el 0%.

Las canciones

Mucho se puede hablar del juego, pero la savia está en las canciones. Más de 4000 para elegir, de todos los géneros, de todas las épocas, de todos los idiomas (mayormente inglés, así que aplica espanglish de ser necesario).

Y no solo canciones rock, también hay pop, disco, emo, punk, metal, y tantas cosas raras. Simplemente, tu consola se convierte en un Jukebox con instrumentos de plástico.

Una gran librería hace que el juego pueda fácilmente cumplir para una sesión completa de carrete con tus amigos; súmale a eso sus wenos tragos, algunas minas que sorprender con tu voz de Freddy Mercury, y serás el verdadero rock star de la noche.

En caso en que hayas decido morder el fruto prohibido del bloqueo de tu consola (preferente Xbox 360), el universo de canciones se abre aún más.

Te puede interesar:   Arma Mortal será una serie

Hay tres grandes fuentes que siguen nutriendo la colección: El proyecto RBHarmoniesProject agrega armonías a las canciones previas a Rock Band 3 que no las tienen. Custom Creators Collective es un grupo (ahora en receso permanente) de creadores de canciones no oficiales para el juego, con algunas versiones tan buenas como las oficiales, y otras… no tanto.

Y otras fuentes que se encargan de portear canciones de otros títulos (como Guitar Hero, o The Beatles Rock Band) para no quedar con la pera. Con todo, tienes por lo bajo 2000 canciones no oficiales para sumar.

DESDE


PASADANDO POR..


Hasta:

¿Por qué jugarlo?

No es simplemente jugar, es sentir que toda la energía del grupo converge en algo genial, como una suerte de sueño onírico para quien solo le alcanzó los dedos para la flauta dulce. No es simplemente un simulador de bandas de rock, es el juego definitivo de bandas de rock. Lo tiene todo, y aunque no tengas ni el dinero ni los medios para tanto plástico, aun así, se puede disfrutar con lo básico.

La experiencia de tocar con tus amigos tus canciones favoritas, poder sentir que “de verdad” estás tocando en una banda de rock se siente la raja, donde todo el juego fluye en todo sentido. Diversión 100% garantizada.

PD…

Y si aún no te convenzo de jugar, hay una playlist en Spotify con (casi) todas las canciones disponibles en el juego, la cual no tiene desperdicio para tus tardes de oficina.

Al igual que el Nico ¿Quieres decirle al mundo cuál fue ese juego que te marcó? Manda tu artículo defendiendo tu videojuego favorito a [email protected] o comunícate en nuestro Fanpage de Facebook y sé parte de esta curatoría videojueguil nerd.

La extensión no debe ser más allá de una plana y media en tamaño de letra 12 contándonos porqué tu juego debe ser uno de los 999 que debes jugar antes de morir.

La gloria te aguarda. (Inserta riff de guitarra pulento)

Leave a comment

Comenta o muere: