999 Juegos El Infinito Juegos

999 Juegos Antes de Morir N°910: Starcraft (1998)

23 abril, 2017

author:

999 Juegos Antes de Morir N°910: Starcraft (1998)

Humanos y razas alienígenas en guerra ¿donde escuché esta combinación antes?, puede ser desde Star Wars o Star Trek hasta un sin número de series con la palabra “star” como título.

Lo cierto es que al hablar de Starcraft, la cosa es diferente: Estamos ante la presencia de un ser superior, así de corta cabros.

Antes de iniciar con el análisis, debo dejar algo en claro (y os pido que no me rebanen la cabeza por esto) pero yo vacilé este gran juego de estrategia en un N64, no en PC.

O sea, sí, lo jugué eventualmente en la master race pero mis “inicios” con este pedazo de título fue en aquella vieja consola, aclarado este punto, continuemos.

Recuerdo como si hubiese sido ayer, cuando en una revista de “Club Nintendo”, mes de diciembre, venía de portada este juego y, como antes había jugado C&C en la misma consola, me llamó de inmediato la atención.

No pasó mucho tiempo cuando lo encontré en el difunto local de “Blockbuster” y lo arrendé.

Está demás decir que rayé la papa con la weá, hasta el punto de que me sabía los puntos de HP de las unidades, lo que quitaban, lo que pedían para construirse etc… por esta razón era motivo de burla de algunos de mis amigos, que también jugaban aunque más “casual” , que no entendían mi fascinación por el título.

Ya más pailón, comprendí el por qué me había absorbido completamente en el universo Starcraft y es lo que pretendo relatar acá, así que súbanse a mi Battlecruiser malditos madafackassssssssssss.

La Historia

Uno de los pilares del juego (y que debería ser de todo juego, por lo demás) es el argumento o razón, por la que las razas en cuestión se empiezan a pescar a coscachos. No vamos a entrar en cuantiosos detalles porque terminaríamos el día del nepe pero, básicamente el argumento recae en que los humanos (o Terrans en este caso) estaban manipulando algo que no deberían (Zergs) y quedó la crema.

La otra raza, los Protoss, también se metieron en el cuento para intentar ayudar/destruir a los causantes lo que terminó con los Terrans metidos en una guerra intergaláctica contra dos razas alienígenas.

Obviamente, la historia va mucho más allá que el super mega resumen hyper hd remix que les hice yo. Por lo que terminas sumergido en un cuento que, aunque sea muy Sci-fi, es mucho más real de lo que podríamos suponer, en donde la política, religión, traiciones y sacrificios son el pan de cada día y donde, al final del día, no hay claros vencedores sino todo lo contrario: Una galaxia maltratada, devastada por la ignorancia humana, por la avaricia de los Zergs y por altanería de los Protoss.

Estrategia en tiempo real

Starcraft recurrió a una fórmula que ya venían utilizando antes con Warcraft, es decir, la estrategia en tiempo real ¿qué quiere decir esto? que no hay pausas y tienes que pensar todo en el momento.

Destaco lo anterior porque en esos años, cuando Starcraft vió la luz, también existían otras franquicias con relativa popularidad (Heroes of Might and Magic, por ejemplo) cuyo factor estrategia era mucho más lento, ya que era por “turnos”.

Ahora, por esos años también estaba de moda AoE y el difunto C&C pero, SC hizo algo que ninguno de los otros dos títulos mencionados pudo hacer: marcar una diferencia.

Se sabe que en AoE y C&C habían facciones o razas “diferentes”, pero también sabemos que no eran radicalmente diversas, es decir, las construcciones y unidades apenas variaba una de otra y el cambio estaba más en los stats que otra cosa.

En SC esto no fue así y es una de las grandes razones del porqué de su éxito.

Tenemos por un lado a los Terrans, los humanos del futuro, con sus armas de fuego, tanques, navecitas espaciales y bombas nucleares.

Bien “murica”. Factor importante es que los constructores podían reparar las construcciones (las cuales también volaban) pero tenían la desventaja de que, mientras el obrero hacía su labor, quedaba inutilizable. Es como la raza “fácil” de aprender de usar, la más amigable y “normal”.

 

Te puede interesar:   Project Zomboid: Un survival de zombies realmente diferente

Por otro lado los Zergs, que vendrían siendo los antagonistas, es la raza más débil en cuanto a ataque/defensa, pero la compensan con ventaja númerica.

Dentro de sus habilidades, está la posibilidad de auto regenerarse, meterse bajo tierra y crear a los “infested terran” (probablemente, los kamikazes más brígidos del futuro).

Las desventajas que tienen es que al construir, siempre perderás al obrero ya que este termina por convertirse en la edificación. Siguiendo con lo anterior, tienes que fabricar todo encima de una especie de “musgo” púrpura, por lo que expandirse les tarda más tiempo.

Finalmente está la raza más avanzada (y cara) del juego: Los Protoss.

Esta raza está compuesta de los típicos aliens ultra sabios, tranquilos y normales…pero poderosos.

Sus unidades tienen la ventaja de contar con un escudo, lo que les permite pelear en desventaja numérica y salir victoriosos (15 zealots vs 30 marines, los protoss los hacen chupete), además de que los obreros pueden dejar construyendo e irse a continuar con sus labores, por lo que pueden edificar de manera muy rápida.

La principal desventaja de los Protoss, es que son mucho más caros de usar que las otras razas, además de que sus unidades se demoran mucho en crearse, por lo que hay que tener un nivel de juego más avanzado para utilizarlos bien.

El juego, tanto en su versión de pc como N64, venía con 6 campañas (3 del “original” y 3 de la expansión “Brood War”), además de muchos mapas para jugar vs tus amigos (o enemigos), por lo que la diversión estaba asegurada por muchísimas horas (de hecho, fácilmente te puedes mandar unas 30 o 40 horas, sólo en las campañas).

La versión de pc tenía un plus que la hacía gloriosa y era el creador de mapas. Recuerdo que con mis amigos hacíamos mapas peludos o muy absurdos en dificultad, para ver quién de nosotros lo podía terminar. Aparte, gracias a lo anterior, podías agregar más mapas o campañas hechas por usuarios, por lo que el “replay value” del juego era técnicamente infinito.

Los gráficos, para ese entonces, eran la zorra (no es que ahora sean malos tampoco, menos con la remasterización que está a punto de salir), recuerdo que a uno de mis amigos se le pegaba en su tostadora lentium II, pero lo vacilabamos igual.

Las cinemáticas eran extraordinariamente pulentas, al punto de que a veces las veíamos una y otra vez (como aquella donde los Terran se pitean a un Dragoon mal herido…grosso error) lo cual demostraba la expertise de Blizzard en esos años con este tipo de material.

De igual manera el “voice acting” era la zorra ¿a quién no se le ponían los pelos de punta con el famoso “Battlecruiser Operational”? o ¿existe alguien que no quiso pescar a escupitajos a Edmund Duke en algunos de los “Briefings” por lo conchesumare que era y su voz de viejo culiao?.

Los Terran estaban muy americanizados, pero tanto los Zergs como los Protoss, quedaron muy bien representados vocalmente hablando.

Otro fundamental aspecto de este gran juego, es la música. Puta que es la raja, puta que es bacáaaaaaaaaaaan. Ya, me calmo. El soundtrack de Starcraft es, no sé, casi perfecto loco wom.

Podría dar fe de que absolutamente todos los tracks “pegan” en el contexto en el que son situados, además de que calzan perfectamente con la raza que están personificando.

Recuerdo que los temas de los Protoss siempre me daban un aire a sabiduría, reflexión y pensaba “estás utilizando a los culiaos más avanzados de la galaxia, hazlos pico” y con los Zergs me sucedía algo similar pero en el otro extremo (eres un bicharraco feo y hediondo, mátalos a todos).

Los tracks de los Terrans son, para variar, muy gringos en algunos casos pero no por eso son malos, al contrario. También tienen eso sí unos temas con tintes industriales, onda para motivarte a destruir todo a tu paso, en nombre de la democracia galáctica.

En general el OST está bien variado, elegantemente compuesto y con mucho “power” y atmósfera de la vía láctea. 10/11.

No hay mejor momento para redescubrir esta joyita que ahora. El remaster está listo y absolutamente TODOS deberían jugarlo, ya sea por primera o quinceava vez.

Pero jueguenlo, quédense hasta las 6 am jugando. No vayan al trabajo, la escuela, el liceo, universidad. Fuck it. Quédense en casa jugando Starcraft y olvídense de la vida por un par de horas. No se arrepentirán.

Habrán más juegos de estrategia en los 999 juegos antes de morir, pero ninguno como SC.

PD: Edmund Duke, la chupa. Kerrigan is Love. Fenix is not dead.

Leave a comment

Comenta o muere: