999 Juegos El Infinito

999 Juegos Antes de Morir N°901: Super Metroid (1994)

19 julio, 2017

author:

999 Juegos Antes de Morir N°901: Super Metroid (1994)

Onda, era año 1999 y mi hermano me iba a buscar al jardín en bici. Cuando llegábamos a la casa, él se sentaba en el piso, prendía la tele y el Super Nintendo. Ponía un juego que me hacía recagar de miedo: la música, los jefes, Samus Aran.

Conocí el Super Metroid de pura casualidad.

Ya más grande, toda una mujer hecha y derecha, jugué por primera vez  en un emulador de Snes en mi compu, en lo que supone fue un ataque de nostalgia y ganas de jugar algo pitiado después de unos pipazos.

Quedé loca y negra.

Lanzado en el 94’ para la  “SNES”, Super Metroid -y como tantos otros juegos de la época- marcó el paso a los 16 bits. De hecho, esta modalidad de juego dio paso a lo que hoy se conoce como metroidvania (como Metroid y Castlevania juntos).

En volá por eso tuvo tanto éxito, si estuvimos frente a un juego lleno de mapas abiertos, secretos, pasadizos, bombas, trajes, misiles de hielo, criaturas con un aire a Cthulhu y cerebros mutantes.

Entonces, ¿qué podemos esperar de Super Metroid? 😮

“¿QUÉ MIERDA ESTOY JUGANDO?”

Al haber acabado con la amenaza que suponían ser los metroid para la galaxia (esos cerebritos Kawaii), nuestra gran heroína y cazarrecompensas Samus Aran (referente inspirada en el rol de Sigourney Weaver en Alien) deja la última cría viva de metroid en la colonia espacial Ceres.

PERO (siempre hay un pero) la colonia es atacada por Ridley (un terodáctilo (?) espacial que lanza fuego ? naaa no te creo) llevándose al pequeño e indefenso metroid a la base pirata Zebes.

El juego comienza en la colonia espacial quedando clara la misión altoque: recuperar al metroid. Luego, sin más ni menos que un aviso de autodestrucción de la colonia espacial, te dan un par minutos para apretar cuea.

Te puede interesar:   999 Juegos Antes De Morir N°934: Diddy Kong Racing (1997)

Así, Samus llega al planeta Zebes, donde se da inicio a la aventura ininterrumpida del jugador, quién es guiado únicamente por su sentido común.

La buena, el malo y el feo

Lo bacán del Super Metroid es que todo se va dando a medida que se va avanzando en el juego.

Uno no tiene ni puta idea de a dónde ir, entonces intentas irte por el camino de la derecha sin tener resultado.

Intentas irte por el camino de la izquierda, en donde -y si tienes suerte- puedes encontrar algún ítem oculto que te ayuda a ir progresando.

Quedé pal pico cuando descubrí la “morphing ball”. Gracias a esa habilidad, Samus se volvía bolita y el mapa seguía extendiéndose. Es un juego que ofrece una diversidad de habilidades, trajes y armas que te ayudan a recorrer Zebes, porque a medida que vas avanzando la dificultad del juego también lo hace.

Aparte, es un juego REPLETO de secretos. Si hasta la estatua Chozo más piola de repente se vuelve tu enemigo.

Y ni hablar de la Save Room en la que si entras, no puedes volver a salir a menos que reinicies el juego (frustración máxima vivida en carne propia).

Puedo afirmar que el propósito del Super Metroid no es llegar y derrotar a todos los jefes, sino que explorar y descubrir todo lo que se pueda.h

Existe algo llamado Crystal Flash, habilidad que te permite recuperar toda tu energía cuando ya estabas hecho tula.

Apretando L+R, manteniendo morfosfera y poner una bomba de energía con X es la receta. Este truco me lo contó mi hermano.

Al ser un juego con un mundo obviamente grande (no olvidar que Super Metroid fue el juego de mayor tamaño de Snes cuando fue lanzado), se dan mucho los speedruns.

Te puede interesar:   Probé el Kambó, y fue cuatico

Algunos de ellos tienen repercusiones directas en el juego. Por ejemplo, si terminas el juego en un tiempo determinado, al final de este Samus aparece sin su armadura (alto ahí locos, no sale empelota). O también, si juntas todos los ítems (misiles, súper misiles, bombas, bombas de tiempo y tanques de energía) tienes la opción de Samus sin traje.

Tampoco está demás mencionar el reto de derrotar a todos los jefes en el orden inverso, o pasarse el juego sin la hipervelocidad de Samus.

Con un emulador, motita, tecito y Super Metroid soy feliz <3 pero no lo jueguen con la luz apagada ni se desesperen ante no saber qué mierda hacer con todas las cosas que pasan.

Todo es parte de la experiencia.

Leave a comment

Comenta o muere: